Los barridos electrónicos son un servicio que cada vez es más frecuente. La tecnología avanza cada día a pasos agigantados y cada vez se hace más fácil adquirir equipo de grabación audiovisual que atente contra el derecho a la intimidad y el secreto profesional. El bajo precio de muchos micrófonos o cámaras ocultas los convierten en armas perfectas para cualquiera que pretenda dañar o adquirir información confidencial de terceros. Esta serie de material asequible ha comprometido tanto a las personas a nivel particular como a las empresas. Es común el uso malicioso de dispositivos en ambos ambientes. Nuestro despacho es especialista en realizar barridos electrónicos tanto en domicilios y vehículos personales como en empresas y salas de reunión. Realizamos un análisis del espectro de radiofrecuencia de 10kHz-12 GHz integrándolo con un detallado estudio del entorno. Se revisan infraestructuras y mobiliario para así localizar los posibles micrófonos o cámaras ocultas que esten actuando de forma pasiva. También se lleva a cabo análisis de las redes WIFI para detectar posibles intrusiones. En los casos en los que la persona crea que está siendo objeto de un seguimiento, limpiamos sus vehículos de posibles dispositivos de seguimiento GPS ocultos.  Incluso analizamos sus dispositivos en busca de software malicioso que pudiera estar enviando información a terceros. Se puede efectuar un peritaje del dispositvo en los casos en los que sea necesario.

TIPOS DE DISPOSITIVOS QUE PUEDEN ATENTAR CONTRA LA INTIMIDAD:

CÁMARAS OCULTAS

Al igual que sucede con los micrófonos, las cámaras ocultas se pueden diferenciar para realizar un barrido electronico principalmente en dispositivos activos y pasivos. Aunque una gran diferencia era que eran tradicionalmente más complicadas a la horas de instalar. Esto se debía a tres factores principales. El primero y más evidente es que la cámara oculta debe tener una lente al descubierto para poder filmar. Esto supone una estructura de camuflaje más compleja que para un micrófono, que pueden ir cubiertos y seguir captando sonidos. El segundo factor se debe al almacenaje en casos de dispositivos pasivos. No ocupa lo mismo en una memoría física un audio que un video. Aunque dependa de los dispositivos usados, la grabación de un micrófono puede ser como mínimo aproximadamente 100 veces inferior a la de una cámara. Y en cámaras de mayor calidad nos quedamos muy cortos con dicha aproximación. Y esto requiere dispositivos de almacenaje de mayor tamaño. El tercer factor que complica la instalación de las cámaras es tambien por el espacio de la fuente de energía. Aunque no es lo común usar cámaras ocultas que no dependen de la corriente eléctrica, en el caso de las que usan baterías, estas deben ser mucho mayores que las usadas en micrófonos. Todos estos inconvenientes se han ido reduciendo con el avance de la tecnología: las cámaras son más pequeñas, la lentes más disimuladas y se puede conectar a redes que almacenan los videos en la nube. Eso sin contar que se pueden camuflar en dispositivos habituales que pasan desapercibidos y van conectados a la corriente eléctrica.

Tipos de cámaras ocultas

  • Cámaras Wireless (Wi-Fi y otras) o Bluetooth: Por lo general van conectadas a la red eléctrica. Al igual que sucede con los micrófonos, las cámaras con Wi-Fi tienen dos formas de actuar. Una es la emisión por Wi-Fi de la misma cámara, que tendra un rango de acción bastante limitado. Suele ser una forma poco eficiente pues el teléfono o Pc conectado debe estar dentro de dicho rango Wi-Fi. Y la otra es conectar la cámara a una red doméstica con conexión a internet. Y este caso sí supone mayor amenaza pues no existirá un factor que limite la filmación en almacenaje y batería. Es frecuente que estén camufladas en objetos cotidianos.
  • Cámaras que emiten en una frecuencia concreta: Son cámaras que emiten en un rango de frecuencia que no pertenece a ninguna banda común del espectro. Necesitan de un emisor y receptor específico. Aunque si no se trata de cámaras profesionales, por lo general son fáciles de interceptar con cualquier receptor preparado. Incluso demodularla y ver el contenido de la grabación. Esto último es lo que sucede con la mayoria de cámaras «vigilabebés» del mercado. Son cámaras poco usadas con fines ilícitos.
  • Cámaras que emiten por redes telefónicas: Estas cámaras ocultas funcionan gracias a tarjetas de telefonía. Emiten en la frecuencia concreta de la compañía telefónica que permita el dispositivo. Suele tratarse de cámaras con baterías. Un ejemplo de este tipo de cámaras son las cámaras de caza o las que incorporan algunos dispositivos GPS.
  • Cámaras ocultas pasivas:  Evidentemente este tipo de cámaras, que no emiten en frecuencia alguna y almacenan lo filmado en dispositivos de almacenamiento, tienen una capacidad de grabación limitada en el tiempo. Si se quiere seguir grabando requiere un acceso físico para cambiarle el disco duro o tarjeta de memoria. Existen cámaras pasivas conectadas a la corriente o con baterías independientes. En el primer caso suelen estar instaladas con circuitos eléctricos  y discos duros ocultos, de forma que solo asoma la lente. Aunque tambien existen camufladas en objetos cotidianos conectados a la red eléctrica. Estos últimos no estan conectados a discos duros sino a tarjetas microSD incorporadas. Y aunque se pueden configurar en bucle para que los últimos videos pisen a los primeros, siempre estarán más limitados en el tiempo. El otro tipo, las cámaras pasivas con baterías independientes, son las cámaras con mayor oferta en el mercado común. Las hay de todo tipo y colores, siempre limitas por la batería y la capacidad de almacenaje de la tarjetan microSD que suelen llevar. Estas cámaras han pasado de poder grabar solo un par de horas a poder estar filmando durante días. Muchas admiten grabación mientras estan cargando por tanto se usan complementadas con baterias externas (Power Banks).

Echa un vistazo a ejemplos de cámaras ocultas asequibles que podemos encontrarnos al realizar barridos electrónicos.

MICRÓFONOS OCULTOS

Se trata de los dispositvos más clásicos relacionados con el espionaje industrial. Generalmente son los dispositivos más fáciles y rápidos de colocar. Han evolucionado mucho con los años, diversificándose bastante en relación a su funcionamiento. A la hora de localizarlos se suelen dividir el servicio en la búsqueda de micrófonos pasivos o activos. Los pasivos son aquellos que no emiten la información hacia un receptor. Almacenan la información en el mismo dispositivo o memoria conectada. Aunque a la hora efectiva de realizar los barridos electrónicos se dividan en estos dos grandes grupos, lo cierto es que hay muchos tipos y formas de clasificar a los micrófonos.

Tipos de micrófonos

  • Conectados de forma oculta a  la línea telefónica: cada vez menos frecuentes. Los teléfonos fijos tienen cada vez menos uso.
  • Ocultos que emiten señal gracias a redes telefónicas: Necesitan una tarjeta telefónica y actuan en la red y frecuencia correspondiente a la misma.
  • Ocultos que emiten señal por Wireless (Wi-Fi y otras) o Bluetooth: Estos deben tener el receptor relativamente cerca. No suelen ser usados por profesionales. A no ser que esten conectados a redes domésticas, en cuyo caso sus grabaciones podrán ser enviadas por internet suponiendo un método bastante eficaz y sin limitaciones (salvo caidas de las redes Wi-Fi).
  • Ocultos que emiten señal en FM u otra frecuencia determinada: se trata de los dispositivos más anticuados, que ha ido avanzando paralelamente a la tecnología. Son la historia viva de los micrófonos ocultos. Están limitados por la distancia y los obstáculos que puedan existir hasta el receptor. Por lo general emiten en una frecuencia concreta, aunque también existen algunos que pueden modificarla. El rango común era de 74 a 88 MHz para no interferir con las frecuencias de radio comerciales. Actualmente se fabrican en otras frecuencias más altas. Existen con baterías independientes o dependientes de corriente (deben estar enchufados). Antiguamente el gran problema era el tamaño de las baterías (ya no) y se consiguió alimentar al micrófono en sí por inducción electromagnética, colocándolo cerca del cableado eléctrico. Esto es común en los dispositivos de escucha que se llevan puestos en el cuerpo. Es conocido el uso de estos últimos por estudiantes para copiar en exámenes y pruebas.
  • Micrófonos pasivos: almacenan la información obtenida en dispositivo de memoria física (tarjeta MicroSD o disco duro) y no emiten en ninguna frecuencia.
  • Software malicioso en teléfonos móviles: Cada vez es más frecuente el uso de estos dispositivos para realizar escuchas activando el micrófono de los mismos.

DISPOSITIVOS DE SEGUIMIENTO GPS

Este tipo de dispositivos son usados para obtener la posicion de un vehículo, persona o mercancia. Pueden usarse a tiempo real y obtener asi la posición actual del objetivo o tambien emplearse para conseguir trazas rutas o lugares visitados. Al igual que sucede con el resto de dispositivos que se buscan en barridos electrónicos, estos han evolucionado en cuanto a prestaciones y accesibilidad. Cualquier persona puede hacerse con uno de estos dispositivos GPS por menos de 50 euros incluso. Pueden trabajar con redes telefónicas comunes insertándoles una tarjeta SIM, aunque algunos modelos más profesionales funcionan conectando a otros satélites, como por ejemplo los usados para seguimiento de aves. Prescindiremos de este último tipo al no tratarse de material fácilmente asequible. Los hemos clasificado en base a la fuente de energía, pudiendo trabajar unos con baterías independientes y otros conectados al circuito eléctrico de los vehículos.
  • Rastreadores GPS con baterías independientes: Pueden medir desde escasos centímetros (3 ó 4) a ser artefactos bastante grandes (más de 20 centímetros). Dependerá siempre de la batería instalada. Los más pequeños tendran una vida funcional que oscila dependiendo del modelo entre un par de horas a unos 4 días. Los más comunes y vendidos del mercado tienen una batería que les permite trabajar durante unos 15-25 días. Y los que tienen implementados baterias enormes pueden durar más de un  año,  usados para embarcaciones y otros grandes vehículos. La duración de trabajo tambien dependerá de la configuración. No es lo mismo que envie señal de posicionamiento cada 3 segundos que cada hora. Una característica de estos dispositivos a la hora de realizar barridos electrónicos es que suelen instalarse en el exterior del vehículo, pues no se tiene acceso a ellos. Para ello usan fuertes imanes que traen incorporados o que se pueden implementar manualmente. Muchos modelos de GPS con baterías tienen la opción de poder conectarse a la batería del vehículo o al circuito eléctrico del mismo. Para ello hace falta acceder al vehículo, como veremos con el siguiente tipo.
  • Rastreadores GPS conectados al circuito eléctrico: A la hora de realizar barridos electrónicos es importante tener en cuenta que la persona que haya instalado un rastreador GPS ha podido acceder al vehiculo, como es frecuente en casos de infidelidades o divorcios. En este caso los dispositivos no tienen limitación temporal de funcionamiento, salvo si no tienen batería integrada y el vehículo no esta en marcha. En el caso de los dispositivos más comerciales,  se conectan a las baterías directamente, al puerto OBD, a los mecheros del vehículo y a todas las conexiones directas y fáciles. No obstante tambien hay dispositivos comerciales que se pueden conectar a cualquier parte del circuito eléctrico. Aunque estos casos requieren más conocimientos de mecánica  y suelen llevarse a cabo en casos de forma más profesional.